Diferencia entre cortinas y estores

¿Eres de los que no tienen ni idea de la diferencia entre estos dos utensilios para el hogar? Para ti simplemente es lo mismo con tal de que cubra las ventanas de tu casa, ya sea para taparte del sol, o para evitar que curiosos fisgoneen tu vivienda u oficina.

Hoy te explicaremos la diferencia entre cortinas y estores, así podrás decorar tu hogar, u oficina con mayor conocimiento y adaptar tu ambiente de la manera adecuada.

Cortinas

  • Las cortinas tienen como material principal, alguna tela del color o estampado y su función original es la impedir el paso de la luz, ya sea momentáneamente o por un tiempo prolongado.
  • Estas se colocan en cualquier ventana o ventanal.
  • Si son fabricadas con telas finas que dejan pasar la luz, se denominan visillos.
  • Estas también impiden el paso del frío a la habitación, esto se debe a que el vidrio actúa como conductor, así que cuando pasa alguna corriente fuerte y llega a la cortina, esta hace que el aire pase con menor temperatura.
  • Las cortinas que suelen correrse de lado a lado, y colocando una cuerda en el medio para mantenerlas abiertas, tienen de nombre “cortinas maromeras”

Estores

  • Se conoce como estor al tipo de cortina que se despliega de manera vertical, y su estructura es fina.
  • Los estores sirven para tamizar la luz, no para impedir su paso.
  • Los estores vienen en diferentes tipos de diseños tejidos, y formas en cuanto a su acabado.
  • Tipos de estores: de varillas, de paquete, abullonado, enrollable, japonés, y romanos. Lo que verdaderamente marca la diferencia entre todos estos tipos de estores es la varilla, su posición y su manera de plegar.

Ahora ya que sabes las diferencias entre el estor y la cortina, esperamos que esta información sea gran ayuda a la hora de decorar, así ya podrás ir directamente a tu tienda de confianza y elegir el estor o cortina que más te guste sin confundirte.

Matrimonio de conveniencia con el banco

Conozco muchas personas que detestan a los bancos pero no dan el paso definitivo: “si por mi fuera no tendría cuenta corriente en un banco, pero dónde voy a guardar el dinero, ¿debajo de la cama?” Es verdad que, muchas veces, tener nuestro dinero en un banco es un mal menor, pero debemos saber que no todos los bancos son iguales. En este sentido, me gustaría contaros mi experiencia cuando decidí buscar cuentas corrientes sin nomina con la menor vinculación posible.

A las entidades financieras les pone sobremanera que te presentes allí con tu nómina. Una buena nómina, les asegura una entrada de dinero puntualmente todos los meses y es cuando te reciben con una media sonrisa (una sonrisa entera sería pedir demasiado). Si eres autónomo, no saben si sonreír o temblar, pero también tienen asegurado movimiento en la cuenta todos los meses con el pago de la cuota. Pero, ¿y si no tienes nómina o no quieres domiciliarla? Pues tranquilo, porque todavía existen bancos que te exigen una mínima vinculación.

Generalmente se trata de entidades menos tradicionales, nueva banca que trata de aprovechar los nuevos canales (esencialmente internet) para dirigirse a un perfil diferente de cliente. Cuando decidí que era hora de romper mi vinculación con el banco, me encontré con que había vida más allá: varias entidades ofrecen cuentas corrientes sin nomina a lo que hay que añadir la falta de comisiones.

Evidentemente no todo puede ser de color de rosa, y en muchas de estas cuentas te vas a encontrar con otras condiciones o servicios a los que tal vez no estabas acostumbrado. Pero si tu prioridad es que no exijan nómina y que no te acribillen a comisiones, vas a encontrar lo que buscas.

Tras varios meses confiando en una cuenta de este tipo, tengo que decir que estoy notablemente satisfecho. Es verdad que no vas a encontrar el mismo número de oficinas que si depositas tu dinero en un banco tradicional, pero hoy en día, con una buena aplicación, puedes acceder a todo tipo de servicios financieras desde el móvil. Así fue como yo, al menos, rompí mi matrimonio de conveniencia con el banco de siempre.